Ecos del Aniversario

DSCF2548Por mi parte termine muy cansado físicamente, pero contento de haber celebrado nuestro aniversario 14.

Las visitas que se esforzaron por llegar a compartir con nosotros, sin duda algunas más afines con nuestra forma de realizar los servicios, otras más lentas y otras más dinámicas, pero todas ellas aportaron su dosis de cariño hacia nosotros al estar con nosotros.

Algunos sermones contuvieron una buena dosis de enseñanza bien estructurada, otros fogosos y llenos de vivencias personales, otros más difíciles de asimilar por su forma pausada y de profundo meditar. Diferentes visiones y formas de entregar el mensaje, pero cada uno de los pastores que predicaron, en su momento fue un mensajero de Dios para nuestras vidas.

Lo mismo en las alabanzas, vimos diferentes estilos y formas de alabar a Dios. En el canto nuestro coro tuvo una presentación destacada, no solo por nosotros, sino también por algunas visitas que se fueron gratamente impresionados, por la calidad y compenetración de los coristas al albar a Dios.

Permítanme en este recordar hacer memoria de un mensaje, que debería ser recordado por cada uno de nosotros:

“Hagamos memoria de las misericordias del Señor y estemos alegres. Hagamos memoria de las misericordias del Señor y esforcémonos. Hagamos memoria de las misericordias del Señor y tengamos compromiso”.

Tenemos mucho que recordar si pensamos en las misericordias que el Seños ha tenido con nosotros en estos 14 años como iglesia, como familias, como in dividuos: Por lo tanto estemos alegres, esforcémonos en el Señor cada día un poco más, a pesar de las enfermedades, problemas, luchas, dudas, ……., esforcémonos. Respecto al compromiso, es el combustible que nos hace activar. Cuando nos faltan las fuerzas, cuando las dudas nos agobian, cuando la noche se hace muy oscura, es el compromiso que tenemos con la Cruz el que nos hace levantarnos y recorrer el camino trazado junto a Dios.

Ya estamos guardando las banderas y el estandarte de la Iglesia. Ya las flores se están marchitando y se botaran. Las corbatas y el uniforme azul gris se guardara en los closets de nuestros hogares, pero los conquistadores estamos de pie con más fuerzas que nunca, más alegres que nunca y con un compromiso inalterable con El Conquistador, con Él Señor y su bendita cruz.

Dios les bendiga.

JGR

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.