Saludo Navideño 2014

 

navidad-pesebre_74850En el libro del profeta Isaias leemos:

  “…El Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel”. Isaías 7:14

Alrededor de 700 años mas tarde el libro del evangelio de Mateo registraría:

 

“He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo,

Y llamarás su nombre Emanuel, que

traducido es: Dios con nosotros”. Mateo 1:23

 

Emanuel, Dios con nosotros.  La bendita promesa de Dios se hace realidad, toma carne y sangre esa noche en Belén de Judea.  Que algarabía en el pobre establo. Nace Jesus el Hijo de Dios.  Los pastores impulsados por el coro de ángeles a llegado aprisa a ver el niño.  Todo se convulsiona y no es para menos si es Dios en medio de nosotros.

 

La pregunta obvia es, ¿por qué era preciso que Dios viniera a estar entre nosotros?. Sin dudas su obra redentora será nuestra primera respuesta y acertada por lo demás, pero Él vino a  algo más que a  ejecutar el plan de redención de la humanidad con Dios, Él vino a enseñarnos a vivir una nueva vida en la tierra.  Una nueva vida que se caracteriza por amar al enemigo, preocuparse del prójimo, estar atento al desvalido, cuidar al enfermo y aun condolerse con los que están presos.

 

Dios con nosotros, no solo para salvarnos de la condenación eterna, sino para salvarnos de nosotros mismos, de nuestro egoísmo, de nuestras envidias, de nuestro ego de nuestra hipocresía.  Jesus vino  no solo a romper las cadenas del pecado que ligaban nuestras vidas arrastrándonos a condenación eterna, sino vino a romper las cadenas que nos impiden amar y compartir con los que tienen  necesidad de ayuda, amor y compañía.

 

En esta Navidad abramos nuestro corazón al redentor y junto con aceptar su plan de salvación, ábrannos nuestro corazón para poder amar de verdad a nuestro prójimo y genuinamente preocuparnos de él.  Recordemos al maestro que dijo: “Cuando lo hiciste a unos de estos pequeñitos, a mí me lo hicisteis”.

 

En esta Navidad muchas felicidades y bendiciones para todos y sus familias y no olvidemos, aprovechemos estos días de cumplir lo que Dios espera de nosotros hoy,  amar , sobre todo al que no puede retribuirnos, que justamente es quien más lo necesita.

 

 

Un abrazo y bendiciones.

 

 

 

JGR

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.