Salmo 11: 1-7

camino-de-la-luzSalmo 11: 1-7

En Jehová he confiado; ¿Cómo decís a mi alma, Que escape al monte cual ave? Porque he aquí, los malos tienden el arco, Disponen sus saetas sobre la cuerda, Para asaetear en oculto a los rectos de corazón.

Si fueren destruidos los fundamentos, ¿Qué ha de hacer el justo?
Jehová está en su santo templo;

Jehová tiene en el cielo su trono;
Sus ojos ven, sus párpados examinan a los hijos de los hombres.
Jehová prueba al justo;
Pero al malo y al que ama la violencia, su alma los aborrece.
Sobre los malos hará llover calamidades; Fuego, azufre y viento abrasador será la porción del cáliz de ellos.
Porque Jehová es justo, y ama la justicia; El hombre recto mirará su rostro.

 

Refugio: Protección o amparo que una persona encuentra en otra o en algo, librándola de un peligro.

 

Salmo de David que escribió cuando era perseguido injustamente, está dirigido a personas que le instan a que huya, pero David ratifica que su  confianza está puesta en Dios. En nuestra vida hay ocasiones, en las cuales inevitablemente deberemos pasar por momentos difíciles, pero debemos tener claro que:

 

  1. Nuestro refugio debe ser nuestro Dios. Cuando se tengan ganas de salir huyendo por la angustia del corazón, lo mejor es huir hacia Dios, porque Él es como el padre que nos espera con sus brazos amorosos para consolarnos y ayudarnos.
  2. La fe en Dios es un escudo que nos impide perder la esperanza en medio de las circunstancias que nos toque vivir. El miedo a los problemas y a vivir en angustias nos tiende a paralizar.
  3. No debemos prestar oídos a quien nos hable para que veamos los problemas como montañas imposibles de escalar.
  4. Si tratamos de huir de los problemas y angustias que nos rodeen, nunca lograremos tener paz, pero si al tratar de escapar del dolor tomamos el camino que nos lleva a Dios alcanzaremos a mirar su rostro y encontraremos la seguridad que nuestro corazón necesita.

 

Dios no evita los problemas, las enfermedades y las angustias que atacan nuestras vidas, pero nos ayuda a enfrentar las pruebas y nos consuela cuando le buscamos y lo necesitamos. Podemos enfrentar las pruebas de la vida porque no estamos solos, Dios está a nuestro lado acompañándonos, sosteniéndonos en sus brazos. ¡Cuán triste debe ser sufrir solos!

 

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.