VAYAMOS AL TEMPLO CON NUESTRO PAN

IMG_1817Los que pertenecemos a alguna congregación o asistimos con regularidad a una Iglesia, a menudo la cotidianeidad de eso nos hace perder la vista de que es lo que se debe hacer en el templo, pues asistir al templo trae consigo una serie de responsabilidades y de beneficios.

 

Para poder entenderlos, con mayor facilidad, debemos mirar el antiguo tabernáculo o templo para que a través  de sus figuras podamos entender que espera Dios de nosotros y que podemos esperar nosotros de Dios cuando vamos al templo, para ello será conveniente entonces pensar en el templo y su mobiliario, para analizar que funciones y así entender lo que  deberíamos nosotros hacer como parte de nuestras responsabilidades y también saber qué podemos esperar  como respuesta de Dios.

Dios pidió la confección de una mesa, lo cual usted puede leer en detalle en éxodo 35 :23 – 30.  La calidad de ese mueble, su  primorosa terminación y la  respetuosa futura manera de movilizarla, nos llevan a pensar que su uso se trata de algo importante para quien lo solicita, es decir Dios.

 

La mesa está destinada para poner en  ella el pan de la proposición, los detalles de cómo confeccionar ese pan , puede leerlo en levíticos 24: 5 – 9, donde claramente podemos ver que esos panes son el fruto del trabajo y esfuerzo diario del pueblo que asiste al templo, lo cual para Dios “es cosa muy santa”.  Claramente entendemos que Dios espera que nosotros llevemos al  templo algo que represente nuestro trabajo, nuestro esfuerzo, nuestro talento, nuestras habilidades, nuestros conocimientos.

 

A menudo acudimos al templo solo a deleitarnos en la presencia de Dios y a esperar que Dios nos responda de nuestras necesidades, pero olvidamos de llevar ante Dios algo que represente lo  que nosotros obtenemos para nuestro sustento  gracias a la vida y las capacidades físicas, mentales e intelectuales que Dios nos da diariamente.

 

Por lo tanto le animo  que cuando se prepare para ir a templo con su familia, dentro de lo que debe preparar esta ese pan de la proposición suyo y de los suyos, sabiendo  que para Dios es cosa muy santa.

 

 

Un abrazo y bendiciones

 

 

JGR

 

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.