UN CAMINO NUEVO Y VIVO

 

jesus_one_way_signEn el capítulo 10 del libro de los hebreos se halla una explicación magistral del porqué del sacrificio de Cristo.  En el pasado domingo leímos parte de ese capítulo:

 

19 Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo,

20 por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne,

21 y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios,

22 acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.

23 Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió.

24 Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras;

25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

 

Destaca que la obra del Señor en la Cruz, abrió un camino nuevo y vivo través de su propia carne, de su cuerpo entregado en esa cruz.  Qué bueno es pensar que hoy podemos acceder con libertad a Dios a través de tan precioso y formidable camino.

 

En ese camino hay que considerar 4 verbos:

 

1.-       Acerquémonos con corazón sincero.  Dios nos invita  a acercarnos a Dios a través de ese nuevo camino, teniendo como requisito ese acercarse  el tener un corazón sincero.

 

2.-       Mantengámonos firme. Este camino nuevo y vivo a menudo tiene  complicaciones que hacen difícil el andar por el.  Problemas, incomprensiones, enfermedades, y otras situaciones de apremio, a veces nos hacen desfallecer, pero el llamado de Dios  es a mantenernos firmes, sin fluctuar, sin variar nuestra forma de creer, pensar y actuar.

 

3.-       Considerémonos unos a otros.  En este camino vivo se transita en hermandad, considerándonos el uno al otro, preocupándonos el uno por otro, cubriendo las necesidades del uno al otro, motivándonos entre nosotros a amar y a realizar buenos obras por los más débiles y desposeídos.

 

4.-.      No dejando de congregarnos.  Hoy un mal de las congregaciones es el faltar sin ningún remordimiento a los servicios.  Ante cualquier eventualidad o compromiso faltamos a la casa de Dios y algunos lo hacen un habito el dejar de congregarse.  El llamado en este camino nuevo y vivo es a congregarnos para enfrentarnos a la Palabra de Dios, para orar el uno por el otro, para alabar y adorar a Dios por su grandeza y fidelidad y para disfrutar de la compañía de los hermanos y amigos que nos congregamos en la Casa de Dios.

 

Hoy podemos ir a Dios por ese esplendido camino nuevo y vivo, que es el cuerpo de Cristo entregado por nosotros, avancemos por ese camino obedeciendo a lo que Dios espera de nosotros, los que hoy caminamos  a la sombra de la Cruz de Cristo.

 

 

Un abrazo y bendiciones.

 

 

 

 

JGR

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.