Las aguas de Mara

oasisHace unos días atrás visitamos una iglesia hermana y el mensaje compartido, creo que tiene importancia y relevancia para cada uno de nosotros, por eso les comparto un breve resumen.

Estamos a inicio de un nuevo año, como ya les dije en mi saludo de año nuevo, nos plateamos una serie de sueños y desafíos para este año. En la lucha por alcanzarlos a menudo nos enfrentamos a situaciones  adversas y, otras tantas veces, alguna desgracia dolorosa  nos azota, como una enfermedad grave o el fallecimiento de un ser querido. A esos momentos especiales en que nos enfrentaremos en el curso de este año se refería  el mensaje.

Luego de cruzar el Mar Rojo, el pueble se ve roseado de un ambiente glorioso de victoria. Maria dirige las alabanzas con su famoso y bello canto a Dios que los ha librado con mano poderos de Egipto.  El pueblo esta enfervorizado y alegre al sentir el amparo y la protección divina sobre ellos, pareciera que las jornadas venideras son auspiciosas y auguran éxito y alegría, por estar amparados por Dios.

Luego Moisés les ordena avanzar por el desierto y luego de caminar 3 días sin hallar agua  llegaron a Mara, el lugar tenia agua abundante, pero esta era amarga, no se podía beber.  Este pasaje lo encontramos en el libro de Éxodo capítulo 15 versículos 21 al 27.

Cuan decepcionados y frustrados se sintieron los israelitas, con cuanta rabia se quejaron contra Moisés preguntando que abrina de beber.  Dios mediante un milagro sano las aguas, pero el escritor bíblico se encarga de enfatizar que ese lugar Dios probo a Israel (versículo  25).  Como dice Deuteronomio  8:7 “los probo para saber que había en su corazón”.  En el momento de enfrentar el agua amarga Dios hallo en el corazón de Israel temor, rabia, frustración, congoja,  pero no hallo confianza, fe y certidumbre.  Esto no es de extrañar, pues naturalmente nosotros al enfrentarnos a situaciones complejas, las evaluamos con nuestros sentidos, las evaluamos con nuestras capacidades y eso nos lleva a desanimarnos y a ser pusilánimes y cobardes cuando  sentimos  que somos o seremos sobrepasados por la situación .

Nos cuesta en el momento de dificultad levantar la vista y ver a nuestro lado a Jesús. El prometió estar con nosotros hasta el fin del mundo, en toda circunstancia o situación, por triste o dolorosa, el prometió estar a nue4stro lado y solo la fe nos permite creer esta verdad divina.

En nuestro caminar esta año, sin dudas desearemos estar en Elim, mencionadas en el versículo 27, un lugar con 12 fuentes de agua y 70 palmeras, un lugar delicioso , agradable y deseable, pero créame, habrán momentos en que nos enfrentaremos a nuestra propia Mara y es en ese momento en que más que nunca debemos agudizar nuestros sentidos espirituales, para  percibir a nuestro lado la divina compañía de Jesús.

Estimados deseo en mi corazón para todos que la estadía de este año sea siempre  en Elim, pero si nos toca en algún momento estar en Mar, confiemos en Dios y apoyémonos los unos a otros.

 

Un abrazo y bendiciones.

 

 

JGR

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.