Ciudadanos del Reino de los Cielos

ciudadanos124/4/2016

La lectura bíblica del pasado domingo estuvo en:

Mateo 22
2 El reino de los cielos es semejante a un rey que hizo fiesta de bodas a su hijo;
10 Y saliendo los siervos por los caminos, juntaron a todos los que hallaron, juntamente malos y buenos; y las bodas fueron llenas de convidados.
11 Y entró el rey para ver a los convidados, y vio allí a un hombre que no estaba vestido de boda.
12 Y le dijo: Amigo, ¿cómo entraste aquí, sin estar vestido de boda? Mas él enmudeció.
13 Entonces el rey dijo a los que servían: Atadle de pies y manos, y echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.
14 Porque muchos son llamados, y pocos escogidos.
Llevamos algunos domingos abordando el tema del reino de los cielos, Empezamos viendo que este reino es un reino con misterios, que no son dados a conocer claramente por todas las personas, sino solo para algunos y la llave de exclusividad eran las parábolas usadas por Jesús.

Luego vimos cual fue el mecanismo usado para que nosotros pudiéramos llegar a este reino, la causa, de un trabajo bien hecho por alguien que no solo nos predicó el evangelio sino que tuvo la paciencia y capacidad de hacer que lo entendiéramos., Sin saber de él, desde que yo era niño, un reconocimiento al hermano que hizo eso por mi familia paterna, el hermana Jorge Valderrama un en ese entonces carabinero de la guardia de palacio que servía al Señor en San Bernardo.

Este domingo centramos nuestro mirar en el momento en que el rey entra al lugar donde estan todos los convidados y había uno entre ellos que no estaba vestido de boda y fue echado fuera por esa razón.
Claramente no basta con ser llamado, se debe ser escogido, se debe estar vestido de ciertas características para ser parte de este reino, que nos distinguen de las otras personas comunes y corrientes
Vimos 5 Características de los escogidos para el reino de los cielos.
Pobres es espíritu:
Mateo 5 3 Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.
Aquellos que dependen de su Señor y su provisión para vivir. Su carencia de orgullo los hace depender de Dios aun medio de la abundancia, viviendo constantemente agradecidos de su ayuda y provisión en todos los aspectos de la vida, ya sea físicos o emocionales.

Los que padecen persecución:
Mateo 5 10 Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.
Un homenaje a los hermanos que hoy en día sufren persecución física en otros países y que valientemente mantienen su fe en Cristo.
Pero no solo se refiere a los que padecen persecución física, sino también a los que sufren persecución de ideas y valores, sobre todo hoy cuando la moda es la apertura permisiva de ciertas situaciones que el creyente no puede aceptar y que al plantearlo en sus círculos es criticado y apabullado.
El que hace la voluntad de Dios
Mateo 7 21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.
Solo un creyente habituado a las escrituras podrá estar al tanto de la voluntad de Dios en cada aspecto de su vida. Diariamente tomamos decisiones y algunas de ellas son muy importantes y claves en nuestra vida, con quien pololeamos, con quien nos casamos, que profesión elegir, que trabajo hacer, etc. y en cada una de ella deberíamos someternos a la voluntad de Dios y no a la nuestra o a nuestro parecer basado en nuestra inteligencia y razón.

Violentos
Mateo 11 12 Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan.
Permítanme citar este pasaje en la versión NVI: “Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos ha venido avanzando contra viento y marea, y los que se esfuerzan logran aferrarse a él”.
He citado la versión NVI pues es en ese sentido de esfuerzo que la palabra violento debe ser interpretada, esfuerzo en defender los ideales y principios valóricos y morales del reino en esta tierra y especialmente dentro de nuestras familias, pues somos sacerdotes para ellas.
Como Niños
Mateo 19 14 Pero Jesús dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos.
Carentes de malicia, carentes de lujuria, carentes de envidia, carentes de ambición desmedida, carentes de rencor. Así son los niños, asi deben ser los ciudadanos del reino de los cielos.

Quiero invitarles a adornas sus trajes con estas características, para que cuando el Señor de la boda nos vea , se alegre de nosotros y no se vea obligado a desecharnos..

Un abrazo y bendiciones.

JGR

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.