Bases Concurso Literario

La Biblia en 100 palabras.

              
  1. Introducción.

El presente documento tiene por finalidad sentar las bases del concurso literario bautizado como “La Biblia en 100 palabras”, organizado por la Iglesia evangélica El Conquistador, en honor a una nueva conmemoración del mes de la Biblia, correspondiente a septiembre del año 2020.

Es un documento de naturaleza pública y gratuita, disponible a través de los medios digitales de la organización a cargo y está dirigido tanto a quienes desean participar del concurso, como también a quienes forman parte del comité de jueces. Este evento es público, con formato “en línea” (para evitar el contacto físico, debido al contexto sanitario provocado por la pandemia de Covid-19) y es sin fines de lucro.

En primera instancia, se hace una pequeña referencia a lo que es el “Mes de la Biblia” y su importancia para el cristiano contemporáneo, para luego detallar las figuras presentes en este concurso. En este punto, el lector podrá comprender su rol dentro de este evento. Después se prosigue a explicar la naturaleza del concurso, lo que permitirá entender las directrices que regirán el mismo, además de mencionar el premio para quien obtenga el primer lugar. Es importante mencionar que existe un apartado especial dedicado a lo que es el aseguramiento de la confidencialidad de los trabajos enviados, para eliminar todo posible sesgo o discriminación que pueda generarse contra un participante y, de esta manera, asegurar un proceso limpio, transparente y honesto a lo largo de cada etapa del concurso. Además, se detallan los puntos a evaluar, la calificación de cada uno de ellos, los porcentajes asociados y la fórmula que se implementará para el puntaje final de cada trabajo, para que los participantes y jueces puedan guiarse en sus respectivos roles. Finalmente, se entrega al público los parámetros que llevaron a la selección de los jueces, quienes evaluarán cada entrega enviada conforme a las bases aquí publicadas.

Como en todo evento cristiano, se espera que cada participante, juez y oyente pueda ser bendecido a través de los pensamientos que cada persona tiene en torno a la Palabra de Dios.

  • Contexto histórico – Mes de la Biblia.

En pleno siglo XVI, la iglesia católica, a través de la monarquía instaurada en los reinos de Castilla y Aragón (España), ejercía una fuerte persecución sobre quienes iban en contra de sus designios a través de la llamada “Inquisición española”. En Europa se vivía un período inestable en el que, además, se comenzaba a gestar la “Reforma protestante”, liderada por el fraile Martín Lutero en Alemania. Como era de esperar, este movimiento llegó a España y tuvo una fuerte respuesta por parte de los reyes católicos. Es en este contexto en el que surgen figuras preponderantes para la reforma en este país, siendo los más ilustres Casiodoro de Reina y Cipriano de Valera, monjes de la Orden de San Jerónimo, en el monasterio de San Isidoro del Campo, que se convirtieron al protestantismo.

Hasta ese período, la Biblia estaba restringida a idiomas considerados sacros, ya sea en arameo, hebreo, griego y latín, con escasas traducciones a otras lenguas. Contradictorio para la visión contemporánea, considerando el mensaje universal de salvación que se encuentra en la Biblia. El poder y la hegemonía del papado romano en esos años aún era considerable y la lectura de las Santas Escrituras en los templos católicos solo se hacía en latín, por lo que la gente del “vulgo” dependía exclusivamente de sus sacerdotes principales para acceder a porciones transcritas y limitadas de la Palabra de Dios.

La corriente del pensamiento protestante trajo consigo la necesidad de contar con traducciones completas de la Biblia al español. Hasta ese momento, solo existían porciones traducidas de los Santos Libros a nuestro idioma y fue así como Casiodoro de Reina comenzó su arduo trabajo de doce años para completar la primera versión de la Biblia traducida completamente al castellano, tiempo en el cual tuvo que abandonar el monasterio en el que residía junto a un grupo de amigos que compartían su visión de fe, pasando por Gibraltar, Frankfurt, Londres, Heidelberg, entre otras ciudades, siendo arduamente perseguido, y que culminó el domingo 28 de septiembre del año 1569, día en que el impresor Thomas Guarino dio por terminada la edición de dos mil seiscientos ejemplares de la denominada “Biblia del Oso”, en algún taller ubicado en la ciudad de Basilea, Suiza. Su nombre se debe a que en la portada había un oso intentando alcanzar un panal de miel, dado que se quería evitar el uso de íconos religiosos por la prohibición de la época de una traducción a lenguas romances o vulgares.

Fue un logro importante. La Biblia por primera vez podía estar al alcance de la gente común de habla hispana y Dios podía comenzar a hablar directamente con ellos a través de su Palabra, aunque esto no pasó indiferente para las autoridades, quienes al percatarse de la existencia de esta versión mandaron a quemar todos los ejemplares de esta Biblia que pudieran capturar, haciendo lo mismo con aquellos “herejes” que osaran a utilizarlos, promocionarlos o comercializarlos. Muchos frailes, impresores, libreros y hermanos en la fe fueron capturados y enjuiciados por el santo tribunal, siendo la mayoría condenados a una muerte pública en la hoguera. Solo se han podido rescatar 32 ejemplares originales de la Biblia del Oso y es, hasta el día de hoy, considerada una gran pieza literaria del llamado “Siglo de oro de la literatura castellana”. Le sucedió la “Biblia del Cántaro”, una exhaustiva revisión editorial realizada por Cipriano de Valera, publicada en 1602. Su nombre se debe a la portada, en la que un hombre está plantando un árbol, mientras otro hombre lo riega con agua que sale de un cántaro. Este es el nacimiento de las posteriores revisiones para adecuarlas a un español comprensible de cada época, llamadas “Reina-Valera”.

  • Concurso “La Biblia en 100 palabras”.
    • Figuras y roles.

Para diferenciar los roles de cada persona, se detalla a continuación el grado de participación de cada individuo, creando cuatro figuras que se expresarán a lo largo de este documento.

  • Participante: Cualquier persona natural, independiente de su edad, sexo, credo, residencia o color de piel, que pueda hilvanar un ensayo, reflexión, devocional, prosa, poema o pensamiento, entre otros, de manera escrita en torno a la Biblia, sin exceder las 100 palabras en idioma español.
    • Organizador: Para este concurso hay una persona encargada de crear las bases, promocionar el evento, recopilar las entregas de cada participante, filtrarlas, derivarlas a los jueces, recibirlas de vuelta con las evaluaciones, aplicar la fórmula, sumar el puntaje y anunciar al participante ganador, quien recibirá el premio indicado en el punto 3.2.4 independientemente del lugar en donde resida.
    • Juez: Quien se encargará de evaluar cada entrega de manera individual, quedando a su criterio otorgar un puntaje a cada aspecto indicado en los puntos 3.2.3.1 a 3.2.3.4.
    • Oyente u observador: Persona que no desea participar del concurso, pero que puede estar al tanto y consultar sobre el estado del proceso en el cual se encuentra el evento.
    • Etapas del concurso.

El concurso cuenta con cuatro etapas:

  • Publicación de las bases: Este documento estará disponible a partir del día viernes 28 de agosto de 2020, en todas las redes sociales y la página web de la Iglesia El Conquistador, sin ningún requisito de descarga. Está prohibida su venta o comercialización, ya que la naturaleza del concurso es sin fines de lucro.
    • Recepción de trabajos: Comienza el día de la publicación de las bases, terminando inexorablemente el jueves 24 de septiembre a las 23:59hrs. Se admite todo tipo de entrega textual, ya sea en un documento electrónico tipo Word, PDF, bloc de notas o similares, que llegue al correo juanef.guamed@gmail.com o un mensaje de WhatsApp dirigido al número +56996752493 (haga click en https://wa.me/56996752493 para enviar un mensaje a dicho número). También se admiten escritos manuscritos que sean fotografiados, escaneados o reproducidos de cualquier manera digital y que lleguen a los mismos medios indicados anteriormente. Se permite una entrega por persona y en todos los casos, será el organizador quien se encargará de filtrar y transcribir las entregas para una adecuada evaluación por parte de los jueces.
    • Evaluación de trabajos: Comienza el día de la publicación de las bases y finalizará el sábado 26 de septiembre de 2020 a las 23:59hrs. Cada juez evaluará por su cuenta cada trabajo enviado en torno a los siguientes cuatro parámetros:
      • Originalidad: En cuanto a que el contenido de los ensayos no incumpla alguna regla de propiedad intelectual y notoriamente sea un contenido original.
      • Belleza literaria: Que sea un trabajo de lectura inmersiva, que lleve al lector a un estado de satisfacción con lo leído. Que sincronice lo funcional con lo emocional y estético.
      • Contenido: Que realmente la figura de la Biblia tenga un rol relevante dentro de la entrega.
      • Fluidez: Que posea un ritmo apropiado y limitado a un máximo de 100 palabras.
    • Anuncio del ganador: Se anunciará el domingo 27 de septiembre de 2020, durante la transmisión en vivo del último culto online de la Iglesia Evangélica El Conquistador de dicho mes, que comienza a las 11:00hrs, a través de su canal de YouTube (www.youtube.com/c/IglesiaElConquistadorChile) y Facebook (www.facebook.com/IglesiaElConquistador/). Será anunciado antes de la bendición final y dicho ganador tendrá la oportunidad de salir al aire para leer su trabajo o puede delegar dicha tarea al organizador del evento. El premio será el libro publicado en 2008 “Historia General de las Misiones”, de los autores, doctores Justo L. González y Carlos F. Cardoza, de la editorial CLIE, que forma parte de la Colección Historia.
    • Confidencialidad del participante.

Para asegurar un proceso justo y libre de prejuicios en torno a las evaluaciones, el nombre del autor o la autora de cada entrega será encriptado a través de un código que solamente conocerá el organizador del evento. De este modo, cuando un juez entregue los resultados de una evaluación, el encargado deberá procesar los números de cada parámetro e ingresará los puntajes a una tabla de formato Excel. Cuando llegue el momento en que todos los trabajos sean evaluados, se ocupará la herramienta de filtro de orden descendente para indicar el código ganador, que a su vez entregará el nombre de la persona que gane el libro.

  • Puntos, valoraciones y fórmulas de evaluación.

A los jueces se le entregarán dos documentos por trabajo. Uno del ensayo en sí, en formato PDF no editable para la exclusiva lectura y otro documento en formato Word, editable, con el título y código de autor, que contenga los puntos a evaluar. Este último será enviado de vuelta al organizador, quien transcribirá los puntajes a una tabla Excel.

Cada punto será valorado con una nota de 1 a 7, puede incluir un decimal y cada uno aporta un porcentaje final detallado a continuación.

  • Originalidad (p1): 15%
  • Belleza literaria (p2): 35%
  • Contenido (p3): 30%
  • Fluidez (p4): 20%

Para procesar cada trabajo, se aplicará la siguiente fórmula:

Para la nota final se tomarán en cuenta hasta tres decimales y en caso poco probable de darse un empate, los códigos de autor en cuestión se ingresarán a una lista numérica que será seleccionada al azar mediante la fórmula “ALEATORIO.ENTRE” de Excel, que brindará el número ganador.

  • Selección de jueces.

En aras de obtener la mayor participación de los integrantes de la iglesia, se estableció un principio de selección externa. Son personas con varios años de experiencia cristiana y con gran capacidad de análisis literario. Estas son:

  • Pastora Ruth León, de la Iglesia Cristiana Estación Central.
    • Hermana Karina Rojas, de la Iglesia Casa de Adoración.
    • Hermano Alfredo Medrano, de la Iglesia Jesús es Vida.

No obstante a la búsqueda de participación local, el concurso está abierto para que cualquier persona pueda integrarse, siempre y cuando su trabajo cumpla con los requisitos de filtro establecidos por el organizador; debe ser en español y usar un lenguaje acorde al ambiente cristiano (sin garabatos o groserías).

La figura del organizador recae en el hermano Juan Efraín Guamán Medrano, miembro de la Iglesia El Conquistador.


Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.